La seguridad y los drones – Nueva normatividad.

La seguridad y los drones – Nueva normatividad.

Un dron es un vehículo aéreo no tripulado con múltiples usos, ya sea de uso civil o de aplicaciones militares, donde son denominados vehículo aéreo de combate no tripulado. Dentro del portafolio de drones, existen una amplia variedad de formas, tamaños, configuraciones y características en el diseño de los VANT (Vehiculo Aereo No Tripulado). Históricamente los drones eran únicamente aviones pilotados remotamente, pero al pasar de los años,  se está empleando el control autónomo de los drones.  En este sentido se han identificado dos tipos de creaciones: Los drones que son controlados  desde una ubicación remota, y otros vuelan de forma autónoma sobre la base de planes de vuelo pre programados usando sistemas más complejos de automatización dinámica.

Durante los últimos años en Colombia se dispararon sin medida la compra de drones para diferentes usos, por tal motivo la Aeronáutica Civil expidió una nueva circular reglamentaria donde se estipula la nueva normatividad para estos dispositivos. La Aerocivil diferencia los drones con fines deportivos-recreativos, donde menciona que no tienen una restricción, independientemente de que no se permite el vuelo en ciudades; si se acepta el aeromodelismo en las zonas urbanas y rurales donde no exista presencia significativa de personas ni edificaciones. En el otro extremo encontramos los de uso comercial donde la reglamentación exige:

  1. Licencia de piloto privado con curso en tierra donde su duración es de 6 meses.
  2. 40 horas de vuelo certificadas y 200 despegues y aterrizajes en alguna escuela de aviación
  3. Identificación y matricula del dron.
  4. Tener una Póliza de seguro que cobije daños a terceros.
  5. Debe realizar una solicitud con 15 días de anticipación para la autorización del plan de vuelo.
  6. El color del debe ser fácilmente identificable en el aire.

Los tipos de drones que no son permitidos en Colombia son aquellos que su peso es  mayor de 25 kilogramos y que sus hélices sean metálicas. Además, no es permitido volar cerca de aeropuertos, bases militares y de policía, entidades del estado como gobernaciones y alcaldías, eventos con aglomeración de personas y cerca de edificaciones.

Todo esto con el fin de regular el uso de los drones ya que diferentes organizaciones han comentado que el uso de puede afectar o invadir el derecho fundamental a la protección de datos de las personas.